#Humanidades Digitales #CONICET

Posted on Posted in Actividades de investigación, Colaboración, Comunicación, Construcción de comunidad, Dar una visión de conjunto, Difusión

La AAHD cuenta con la participación de muchos investigadores CONICET, principalmente de la llamada Gran área de Humanidades y Ciencias Sociales. Resulta interesante pensar cómo, cuando en 2013,  pensábamos con Leonardo Funes y Carina Zubillaga en convocar a un THATCamp para sondear el interés en la materia, esto es, una desconferencia, un evento que se piensa en la universidad pero torciendo las reglas de lo académico para generar una nueva dinámica, lo hacíamos del mismo modo, en el IIBICRIT del CONICET.

Dentro y fuera así se confunden, también se retroalimentan. Al fin y al cabo esa es la verdadera esencia de las Humanidades Digitales: en la academia pero buscando nuevas formas de interrogar a los objetos de estudio.

Desde CONICET se han logrado cosas que merecen cierta reflexión con respecto a las Humanidades Digitales. En primer lugar, logramos motorizar las AAHD desde espacios como la Oficina de Coordinación Administrativa (OCA) y hasta de ciertos espacios relacionados con la gestión institucional. También logramos que dos institutos iniciaran un diálogo colaborativo. El IIBICRIT y CAICYT, a través de las Humanidades Digitales, descubrieron muchos vértices en común y muchas zonas de la investigación olvidadas y relacionadas con la materialidad de los textos y la preservación, más allá de la esperable necesidad de publicación de la que todo investigador depende.

Me alegra pensar que varias veces desde el año 2014 miembros de IIBICRIT fuimos invitados a dar charlas, a participar en talleres; que miembros del CAICYT asesoraron al IIBCIRIT en temas relacionados con la preservación y exposición de sus fondos bibliográficos. Que ex directores de instituto, como Mela Bosch, aceptaron dar una (magnífica) plenaria en nuestras I Jornadas de la AAHD. Y que muchos de los proyectos que tenemos en CONICET relacionados con las Humanidades Digitales los trabajamos desde la colaboración colectiva y la renovación del interés.

En el IIBICRIT comenzamos con Carina Zubillaga en 2014 el primer proyecto de edición digital académica, recuperando así líneas de trabajo en las que el IIBCIRIT había participado a través de aportes a proyectos del Profesor Marcos Marín en la BN o con el Hispanic Seminary of Medieval Studies. Leonardo Funes, su actual director, encaró un trabajo similar desde un UBACYT y fomentó talleres de edición que dicté en su seminario de grado en la UBA. Con la ayuda del CAICYT hicimos en 2015 el primer vocabulario controlado sobre poesía medieval castellana, accesible desde el Servidor Semántico.  Dimos muchos seminarios en FFyL de la UBA después de nuestro THATCamp. De hecho, el último, del año 2016, con Juan Mendoza, lo dictamos en el aula del Camp. Porque, al final, sabemos que siempre se vuelve a casa. También con Natalia Corbellini dimos todo un seminario de verano en la UNLP dedicado a la edición en XML-TEI.

En 2015 iniciamos con Mela Bosch un proyecto destinado a dar cuenta de las diferentes metodologías de uso de herramientas digitales. Ese proyecto se transformó en 2016 en una línea de investigación donde trabajo con Romina de León y Diego Ferreyra en muchos proyectos que desde el desarrollo y los servicios se proponen dinamizar e institucionalizar procesos y productos para las Humanidades Digitales en un verdadero espacio laboratorio-taller. Nos pone muy contentos estar trabajando en un blog del DayofDh que se categoriza con la Taxonomía sobre Humanidades Digitales que desarrollamos. Virginia Brussa y su equipo del CIM, entre muchos otros, nos aportan, todo su saber, permitiendo así un trabajo sólido en lo que hace a cuestiones vitales para el desarrollo de las Humanidades Digitales, como el acceso abierto y la producción abierta colaborativa. Es llamativo, aunque esperable, que muchas de las actividades que llevamos a cabo se realicen gracias a la ayuda del LINHD. Muchos investigadores CONICET somos parte de proyectos de Humanidades Digitales en Europa o Norteamérica, donde las Digital Humanities tienen forma de financiar grandes empresas. Por el momento, transculturamos experiencias. Como somos humanistas no perdemos la esperanza en algún día ser nosotros y no ellos.

Es en el campo científico, como bien nos enseñó Pierre Bourdieu, donde se disputa el monopolio de una autoridad como capacidad técnica socialmente reconocida para hablar y actuar legítimamente en materia de ciencia. Defiendo la idea de que CONICET motorice e institucionalice en campo, establezca prácticas olvidadas.

Los antiguos humanistas sacaron partido de una época de crisis, interpelaron al pasado. La filología incentivó su espíritu crítico. Y así instalaron un sistema nuevo. Da Vinci, y más tarde Vaucanson, W. Grey Walter, y tantos otros, dan cuenta lo productivo que puede ser pensar en un cruce de caminos. Algo parecido a lo que hace la AAHD cuando se reúne en su sede CONICET de la calle Marcelo T. de Alvear.

Gimena del Rio y los miembros IIBICRIT y HD CAICYT de CONICET.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *